LA CONVERSION DE PENA: PROBLEMATICA

LA CONVERSION DE PENA: PROBLEMATICA.

JAIME ALBERTO MORENO CHIRINOS

ABOGADO

1. Introducción.

En la Exposición de Motivos se sostiene que “La Comisión Revisora, a pesar de reconocer la potencia criminógena de la prisión, considera que la pena privativa de libertad mantiene todavía su actualidad como respuesta para los delitos que son incuestionablemente graves. De esta premisa se desprende la urgencia de buscar otras medidas sancionadoras para ser aplicadas a los delincuentes de poca peligrosidad, o que han cometido hechos delictuosos que no revisten mayor gravedad. Por otro lado, los elevados gastos que demandan la construcción y el sostenimiento de un centro penitenciario, obligan a imaginar formas de sanciones para los infractores que no amenacen significativamente la paz social y la seguridad colectivas” [1].

La norma sustantiva vigente ha considerado cinco modalidades de medidas alternativas[2] que son las siguientes:

a) Sustitución de Penas Privativas de Libertad.

b) Conversión de Penas Privativas de Libertad.

c) Suspensión de la Ejecución de la Pena.

d) Reserva del fallo condenatorio.

e) Exención de Pena.

De estas la que tiene mayor aplicación en el sistema judicial es la suspensión de la ejecución de la pena y en un menor grado la reserva del fallo condenatorio y en un porcentaje casi nulo la sustitución, conversión y exención de la pena; ello como se dijo en un comentario anterior debido a la falta de difusión en la comunidad jurídica de la posibilidad de aplicación de estas penas alternativas; siendo lo que motiva el presente, la aplicación de la conversión de la pena privativa de libertar y su problemática.

2. La conversión de la pena.

Este sustituto penal puede ser definido como la conmutación de la pena privativa de libertad impuesta en la sentencia, por una sanción de distinta naturaleza. En el caso del derecho penal peruano la conversión de la pena privativa de libertad puede hacerse con penas de multa, de prestación de servicios a la comunidad y de limitación de días libres. En otros países, en cambio, la conmutación suele realizarse únicamente con penas de multa[3].

Y para que proceda esta medida alternativa se exige como condiciones: a)  Que la pena impuesta en la sentencia condenatoria no exceda entre dos a cuatro años de pena privativa de libertad; y, b) Que en el caso concreto no sea posible aplicar al sentenciado una suspensión de la ejecución de la pena o una reserva de fallo condenatorio[4].

3. Diferencia con la sustitución de la pena.

La Sustitución de Penas Privativas de Libertad se encuentra regulada en los artículos 32º y 33º del Código Penal. Ella está vinculada con la operatividad de dos clases de penas limitativas de derechos: la prestación de servicios a la comunidad y la limitación de días libres.

Siguiendo el razonamiento de COBO-VIVES estamos ante un auténtico sustitutivo penal, ya que la medida que analizamos involucra, como efecto, la aplicación en lugar de la pena privativa de libertad, de otra pena de naturaleza distinta y no detentiva del condenado[5].

Resultan ser las principales características y diferencias existentes entre la conversión con la sustitución de la pena:

  • La conversión de la pena opera cuando la pena impuesta en la sentencia condenatoria no exceda entre dos a cuatro años de pena privativa de libertad; mientras que en la sustitución de la pena lo cual la pena a imponer no supere los cuatro años de pena privativa de libertad.
  • En la conversión de la pena en el caso concreto exige como requisito especial que no sea posible aplicar al sentenciado una suspensión de la ejecución de la pena o una reserva de fallo condenatorio; y en la sustitución de la pena no se requiere requisito alguno.
  • Los tipos de pena sustituidos en la conversión de la pena son: multa, prestación de servicios a la comunidad y limitación de días libres; para la sustitución de la pena lo son únicamente la prestación de servicios a la comunidad y limitación de días libres.

4. Problemática para la aplicación de la conversión de la pena.

El juicio de valoración que realiza el juez para emitir una sentencia, no sólo se limita a determinar o no la producción del hecho denunciado y de ser el caso establecer al responsable del mismo; sino que una vez convencido del la participación del agente, debe elaborar otro procedimiento destinado ahora a determinar la pena a imponer, y establecer si cabe una pena alternativa y escoger entre el abanico de posibilidades la pena acorde con el hecho cometido.

Como se comento en un artículo anterior, se señalo que uno de los principales motivos por los cuales no se aplicaba la pena de prestación de servicios a la comunidad, era por que no existía la logística adecuada para realizar el seguimiento y control de la ejecución de la pena. En cuanto a la Limitación de Días libres no se aplica por falta de infraestructura o locales adecuados y personal especializado (psicólogos, educadores) para su debido cumplimiento; situación que ahora ha variado ya que en la actualidad el Instituto Nacional Penitenciario, cuenta con suficientes entidades receptoras, así como personal especializado[6].   Por lo que, corresponde ahora a los Jueces valorar la posibilidad de asumir el compromiso de convertir las penas privativas de libertad en penas de prestación de servicios de la comunidad y/o limitaciones de días libres, en los delitos de escasa relevancia penal y social, y vencer la cultura de la pena privativa de libertad; por lo que superado este obstáculo, corresponde analizar si existen otras dificultades para la aplicación de esta pena alternativa.

A diferencia de la sustitución de la pena la que como se dijo se trata de un autentico sustituto penal, la conversión de la pena presenta ciertas dificultades para su aplicación, advirtiéndose entre estos dificultades la siguientes:

  • En primer lugar encontramos, lo expresado en el artículo 52 del Código Penal, el que refiere “En los casos que no fuera procedente la condena condicional o la reserva del fallo condenatorio, el Juez podrá convertir la pena privativa de libertad no mayor de dos años en otra de multa, o la pena privativa de libertad no mayor de cuatro años en otra de prestación de servicios a la comunidad o limitación de días libres, a razón de un día de privación de libertad por un día de multa, siete días de privación de libertad por una jornada de prestación de servicios a la comunidad o por una jornada de limitación de días libres.” Literalmente la norma señala  “En los casos que no fuera procedente la condena condicional o la reserva del fallo condenatorio el Juez podrá convertir la pena…; lo que implica que el juez después al hacer una valoración de la pena a imponer, concluye que no son procedentes las penas de la condena condicional o reserva del fallo; y si estas penas no resulta procedentes, entendiéndose que no están de acuerdo al derecho, resulta como consecuencia lógica que la pena a dictarse es una de mayor gravedad (detención); por lo que mal podría convertirse una pena privativa de libertad efectiva, a que el juez concluyo en aplicar, en una de limitación de días libres o de prestación de servicios a la comunidad, si se entiende que estas son mas beneficiosas para el condenado, que presenta un pronostico favorable de conducta futura; por lo que la redacción del artículo 52 del Código Penal implica una motivación especial por parte del operador judicial, a diferencia de las otras penas alternativas.
  • El artículo  53 del Código Penal contempla como causales de revocación de la conversión de la pena, que el condenado no cumpla en forma injustificada con el pago de la multa o de la prestación de servicios signado a la jornada de limitación de días libre, ello a diferencia de las penas suspendidas o reserva del fallo, que señalan una serie de reglas de conducta impuestas por el juez en la sentencia; es consabido que dentro de las pretensiones de la parte afectada por un acto ilícito, es de que le sea resarcido la restitución del bien, así como el daño y perjuicio causado[7], lo que se plasma en la reparación civil; y si esta se halla comprendida como una regla de conducta (reparar el daño ocasionado por el delito), quien puede ser requerido por el órgano jurisdiccional a instancia de la parte para que cumpla con su obligación, estando facultado el juez los requerimiento o amonestaciones expresas, llegando incluso a la revocación de la pena (sea suspendida o reserva del fallo) cuando el obligado se mantiene firme o constante en no reparar el daño, habiéndose pronunciado en tal sentido la Corte Suprema[8].

5. A manera de conclusión.

Es evidente que el objetivo primordial de las penas alternativas, es de la aplicación de una pena justa, con percepción favorable por la sociedad, venciendo la cultura de pena privativa de libertad, que ha mostrado no ser eficiente; pero que las alternativas que se den tampoco constituyan penas simbólicas y conseguir mas bien una buena recepción social, con respecto a los tipos de delitos que encajen dentro de un catalogo idóneo para la aplicación de las penas alternativas.

 

6. BIBLIOGRAFIA:

  • CATHEDRA – Espiritu del Derecho  Nro. 2, Año 2 – Mayo 1998.
  • CODIGO PENAL – REGIMEN LEGAL PERUANO
  • SAN MARTIN CASTRO, Palestra de la Jurisprudencia – Jurisprudencia y Precedentes Penal Vinculante. Palestra Editores – Lima 2006
  • PRADO SALDARRIAGA, VÍCTOR. Determinación Judicial de la Pena. En Revista Peruana de Doctrina & Jurisprudencia Penal  Nro. 1, Lima Grijley – 2000.

 


[1] Exposición de Motivos del Código Penal de 1991, apartado: Las Penas.

[2] Artículos 31 al 32, 52 al 56, 57 al 61, 62 al 67 y 68 del Código Penal.

[3] CATHEDRA – Espiritu del Derecho  Nro. 2, Año 2 – Mayo 1998.

[4] “Artículo 52 del Código Penal.- Conversión de la pena privativa de libertad.- En los casos que no fuera procedente la condena condicional o la reserva del fallo condenatorio, el Juez podrá convertir la pena privativa de libertad no mayor de dos años en otra de multa, o la pena privativa de libertad no mayor de cuatro años en otra de prestación de servicios a la comunidad o limitación de días libres, a razón de un día de privación de libertad por un día de multa, siete días de privación de libertad por una jornada de prestación de servicios a la comunidad o por una jornada de limitación de días libres.”

[5] CATHEDRA – Espiritu del Derecho  Nro. 2, Año 2 – Mayo 1998.

[6] Aporte por personal del INPE, en el I Taller “Nuevos Criterios para la Determinación Judicial de la Pena”, evento llevado a cabo el 05 de junio del 2009, en el Auditorio de la Corte Superior de Arequipa.

[7] Artículo 93. Del Código Penal- Contenido de la reparación civil: La reparación comprende: 1. La restitución del bien o, si no es posible, el pago de su valor; y             2. La indemnización de los daños y perjuicios.

 

[8] Jurisprudencia Vinculante. Corte Suprema.- R.N.2476-2005. SS. Sivina Hurtado.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 136 seguidores

%d personas les gusta esto: