LA REPARACIÓN CIVIL EN EL PROCESO PENAL PERUANO

MAURO FERMIN DIAZ CCUNO. ABOGADO

La reparación civil en El Proceso Penal Peruano tema que es un punto neurálgico en el Sistema Jurídico Peruano por la variedad de temas con los que se interrelaciona y factores que inciden en su consecución por parte del agraviado. El Sistema De Justicia Penal Nacional, ha tenido, tiene y tendrá problemas, afirmar lo contrario sería una falacia, como toda obra humana el sistema de justicia es pasible de errores y por tanto perfectible. Este problema tiene muchas aristas, lo rescatable es conocerlas, comprenderlas, y buscar soluciones. Habiéndome desempeñado en el cargo de Secretario Judicial en Juzgado Especializado Penal, escribo este artículo motivado además en la lectura del Libro “La Reparación Civil En El Proceso Penal”, del autor Doctor Tomás Aladino Gálvez Villegas de quien hago referencia a algunas de sus conclusiones.      

A modo de ejemplo, cito un caso tramitado con el Código de Procedimientos Penales Ley número 9024, decreto legislativo 124 y otras normas que rigen el procedimiento penal, denominado del sistema inquisitivo ó mixto. El agraviado es víctima de tentativa de hurto agravado, tres sujetos fracturando las chapas de la puerta del domicilio ingresan e intentan sustraer artefactos, siendo sorprendidos por la policía, son capturados y sometidos a proceso penal por tentativa de hurto agravado, durante el séquito del proceso tres meses aproximadamente, el agraviado no se apersona, no se constituyó en parte civil, demostrando un total desinterés por la reparación civil. En este caso si el agraviado no tiene interés en la posible reparación civil que correspondería fijarse en la sentencia, especulo, que por lógica ha debido llegar a la conclusión que sería insulso dedicar tiempo y dinero si persigue conseguir reparación civil en el proceso penal. Finalmente se emite sentencia con la correspondiente pena privativa de libertad y una reparación civil de quinientos nuevos soles a favor del agraviado, reparación civil que no fue exigida ni cobrada. Existirían variedad de factores que podrían haber influido en la decisión del agraviado a renunciar a seguir el proceso penal, la publicidad negativa de la que es objeto el Poder Judicial, (sobrecarga procesal), la mala imagen de los operadores de justicia, la insolvencia de los autores del ilícito, las bajas expectativas en cuanto a la posible reparación civil, etc. La reparación civil por tratarse de un derecho de naturaleza privada que finalmente solo corresponde exigir al titular del mismo, al agraviado, (aunque el estado coadyuva para su consecución), sería absurdo exigir que agote los recursos para su concesión, al menos en el citado caso.

En el proceso penal al tramitarse conjuntamente la acción penal y la acción resarcitoria, concurren tres tipos de intereses diferenciados. a) El interés público constituido por la pretensión punitiva del Estado. b) El interés privado o particular constituido por la pretensión resarcitoria del afectado y canalizado en el proceso a través de las actualizaciones del agraviado o parte civil; c) El interés público del Estado respecto al resarcimiento del daño proveniente del delito, el mismo que sustenta las actuaciones de las autoridades persecutorias y jurisdiccional en torno al resarcimiento del daño; sin embargo, este interés publico sobre el resarcimiento, no cambia la naturaleza privada de la pretensión resarcitoria, únicamente se ejercita como una especie de apoyo al agraviado para que pueda hacer realidad su pretensión. De ejercitar directamente al agraviado su pretensión resarcitoria, desplaza al órgano persecutorio, por tanto la actuación de este último resulta subsidiaria.

En la práctica con el Código de Procedimientos Penales ha predominado la tendencia a que la víctima sea desplazada por parte de la autoridad estatal, no obstante que el Código Penal artículo 101°, prescribe que en el proceso penal, en lo concerniente a la reparación civil, deben aplicarse las disposiciones del Código Civil, normas relativas a la responsabilidad extracontractual, en la práctica no se cumplía dicha norma.

La ineficacia del Ordenamiento Jurídico Nacional, respecto al resarcimiento del daño ocasionado por el delito, ante la inobservancia de las normas por parte de los operadores del proceso penal, marginación procesal de la victima, precaria condición económica del procesado e inapropiado tratamiento del legislador.

La inobservancia de normas relativas a la reparación civil en el proceso penal, por parte de los operadores del proceso.

Baja incidencia en la ejecución de las medidas cautelares reales como el embargo preventivo sobre los bienes del procesado o tercero civil, dentro del proceso penal. Pueden ser comprendidos en el proceso penal como obligados civiles ó sujetos pasivos de la pretensión resarcitoria, los terceros civiles, las aseguradoras o seguros de responsabilidad civil.

Para fundamentar la responsabilidad civil en casos en que se absuelve al procesado, por la concurrencia de una causal de atipicidad o de exculpación de la conducta, habiéndose verificado la presencia de un daño jurídicamente relevante; para imputar responsabilidad civil basta que se acredite la presencia del hecho dañoso, subjetivo u objetivo pues para nuestro ordenamiento jurídico, la responsabilidad penal y la responsabilidad civil son autónomas.

El criterio sobre la reparación civil como sanción jurídico – penal, o la reparación civil como “tercera vía”, al lado de la pena y la medida de seguridad, pero con naturaleza distinta-, no es asumida por nuestro ordenamiento jurídico. Estas concepciones, perciben el derecho penal o el control penal, como la única forma de control social formal, no teniendo presente su naturaleza fragmentaria y de última ratio.

Sin pretender dar a entender que el Código Procesal Penal del dos mil cuatro sea la panacea a los problemas existentes al interior del proceso penal peruano, y específicamente en cuanto a la reparación civil, es alentador observar que habiendo entrado en vigencia, en los distritos judiciales de Huaura, La Libertad, Arequipa, Moquegua, Tacna y últimamente desde el primero de abril del dos mil nueve en los distritos Judiciales de Tumbes Piura y Lambayeque, es evidente la descarga procesal en los Juzgados Penales, hecho que permite atender con mayor prontitud y calidad a los justiciables en los Juzgados Penales Liquidadores, en los nuevos Juzgados Penales no existe sobrecarga procesal comparado con los juzgados que tramitaban los procesos con el Código de Procedimientos Penales, decreto legislativo 124, etc. La etapa de investigación o instrucción que anteriormente realizaba el Juzgado Especializado Penal ahora es cumplida por el Ministerio Público, los operadores de justicia, al capacitarse y participar en el nuevo proceso penal están dejando de lado la mentalidad de la cultura litigiosa y adoptan la cultura de los acuerdos reparatorios o de oportunidad; por tanto, la reparación civil que anteriormente era infructuosamente conseguida o inútilmente reclamada, cuando no olvidada por la parte agraviada, con la aplicación del Nuevo Código Procesal Penal un gran porcentaje de procesos penales concluyen por acuerdos reparatorios, principio de oportunidad, terminación anticipada lo que implica que la reparación civil al agraviado se cumpla con mayor celeridad, y en mayor porcentaje de procesos.

La eficiencia en la aplicación del Nuevo Código Procesal Penal, depende de la formación y capacitación de los operadores de justicia, su éxito depende del apoyo económico logístico que debe aportar el gobierno y además sobre todo de las personas que están involucradas en las labores de administración de justicia Ministerio Publico, Ministerio de Justicia, Policía Nacional del Perú, Colegio de Abogados, Poder Judicial y demás operadores.

A la fecha El nuevo Código Procesal Penal Peruano, dadas las innovaciones que presenta se constituye en una oportunidad para hacer realidad el cambio en la actitud de los operadores de justicia lo cual debe reflejarse en la oportuna y justa indemnización de los agraviados .

Una respuesta to “LA REPARACIÓN CIVIL EN EL PROCESO PENAL PERUANO”

  1. Carlos Avellaneda R. Says:

    Muy interesante el comentario.


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 156 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: