LA FUNCIÓN JURISDICCIONAL EN MATERIA DE VIOLENCIA FAMILIAR

LA FUNCIÓN JURISDICCIONAL EN

MATERIA DE VIOLENCIA FAMILIAR

 

                                                                                  Por: Alení Diaz Pomé

 

Un mal sistema de administración de justicia puede constituir uno de los lastres más importantes a los que se enfrenta el desarrollo de las sociedades, esto es corroborado, no sólo por el análisis histórico, sino la realidad cotidiana.

Generalmente, los costos al sistema consisten de gastos directos (derechos de corte y abogados) indirectos (transporte, costos contractuales e incluso las pérdida de tiempo de los litigantes) y costos invisibles (el valor de las oportunidades empresariales desperdiciadas).

En muchos países latinoamericanos, la constitución dispone la gratuidad del sistema judicial. Esto presumiblemente significa que cualquiera tiene acceso al sistema sin costo, y así la justicia teóricamente es accesible a todos.

Las demoras junto con la excesiva carga procesal, en los sistemas judiciales, están en continuo aumento y en ciertos países se acercan a proporciones sin precedentes. El mejoramiento de la capacidad de las cortes para satisfacer la demanda de disposiciones es uno de los aspectos más desafiantes e importantes de la reforma judicial. Es por ello que muy pocas veces se acude ante el órgano jurisdiccional para hacer valer sus derechos y denunciar los casos de violencia familiar.

Sin embargo, el juzgador debe dar todas las garantías para que los procesos de violencia familiar se resuelvan rápidamente y buscar la solución mas justa y equitativa para las partes, buscando sobretodo el cese de los actos que determinan situaciones de agresión psicológica o física entre los miembros de una unidad familiar y propiciar la conciliación entre ellos, por el bienestar de la pareja y de sus hijos; por ello, es que debe buscar llegar a la realidad y atacar las causas del problema de violencia familiar, a fin de dar una solución adecuada al caso y que resulte justa y equitativa para ambas partes.

La autonomía e independencia de su función están garantizadas por el hecho de  que sus propios criterios son los que presiden su razonamiento el mismo que  sobre todo en materia de violencia familiar, deben ser aplicados de acuerdo a la realidad del caso. Para ello es necesario que tenga capacidad de análisis y entendimiento, a fin de que se llegue a una correcta decisión, aplicando a cada caso sus conocimientos y criterios lógicos para no vulnerar el derecho de las partes.

El juez no debe desentenderse de lo que ocurre en la sociedad; y debe analizar las causas y factores que hayan llevado a que se cometan los actos de violencia familiar, a fin de establecer la existencia o no de violencia familiar y que se adopten las medidas de protección pertinentes para cada caso, teniendo en cuenta que no todas las realidades son iguales.

Por ello, es que el Juez, debe estar dotado de una fina sensibilidad para recrear en su conciencia, lo más intensamente posible, los valores que se viven – se realizan o dejan de realizar – en toda relación humana, con mayor razón cuando ella es conflictiva y está relacionada a los casos de violencia familiar, que de por sí resultan de mayor delicadeza en relación con otros conflictos de tipo patrimonial.

Al mismo tiempo, se hace también necesario que el Juez tenga un conocimiento aproximado del ser del sujeto cuyas conductas humanas intersubjetivas o interferidas debe vivenciar y valorar para su debido juzgamiento.

Si el Juez no posee una noción, lo más clara posible, sobre la estructura propia del ser humano no podrá cumplir, satisfactoriamente, su misión primordial que es la de proteger integral y oportunamente a la persona humana que, por lo demás, es el fin último del derecho. Al ser humano se le protege tutelando su libertad, protegiendo su integridad y haciéndole justicia. Esta tutela ha de ser preventiva, unitaria e integral y debe propender al cese de actos de violencia y a su progresiva erradicación, otorgando asimismo, las medidas de protección necesarias para cada caso específico, a fin de brindar apoyo y protección a as víctimas de violencia familiar.

Los conocimientos básicos que el Juzgador debe poseer para dar una correcta solución al conflicto y con ello alcanzar los fines supremos de la función jurisdiccional son: los valores y ser humano; debe conocer hasta donde ello es factible, para comprenderlas debidamente a fin que, en el ejercicio de su función, tenga una sólida base cultural, un firme y claro punto de partida en cuanto a la fundamentación de sus resoluciones. El Juez que ve y juzga los casos de violencia familiar trabaja sobre las conductas de los seres humanos y vivencia los valores que a ellas le otorgan un sentido. Un Juez que ignore qué son los valores que el ser humano vivencia durante su temporal existencia así como cuál es su presencia en la vida humana o que desconozca la realidad propia del ser humano carece, de aquellas nociones básicas, previas y necesarias para un debido desempeño de sus potestades y funciones.

Cuanto más finamente se vivencie la justicia y los demás valores jurídicos y más profundamente se conozca la estructura propia del ser humano se será un mejor Juez y se administrará una mejor justicia. Por ello, se debe desarrollar lo concerniente a esta específica y básica temática filosófico-jurídica. Después, lógicamente, se deben actualizar los conocimientos del Juez. Tal vez, se debe poner énfasis en la enseñanza que debería ponerse en el Derecho de las Personas y en el Derecho de Daños, y no tanto del patrimonio, requisitos que se requieren para brindar dar una real y justa solución al conflicto generado en materia de violencia familiar.

 

 

CONCLUSIONES

 

1.-  La violencia familiar es un problema frecuente en nuestra realidad social, originado principalmente en los bajos niveles económicos y en estratos sociales bajos.

2.- Es por ello que se busca aplicar leyes que se encuentren acorde a nuestra realidad social y en este aspecto es que la función jurisdiccional puede jugar un papel importante en la solución del conflicto, siempre y cuando el juzgador emplee su criterio razonado para establecer y buscar la realidad del problema y de acuerdo a ello dar una correcta y  justa solución al conflicto.

3.El juez no debe desentenderse de lo que ocurre en la  sociedad; y debe analizar las causas y factores que hayan llevado a que se cometan los actos de violencia familiar, a fin de establecer la existencia o no de violencia familiar y que se adopten las medidas de protección pertinentes para cada caso, teniendo en cuenta que no todas las realidades son iguales.

4.- Los conocimientos básicos que el Juzgador debe poseer para dar una correcta solución al conflicto y con ello alcanzar los fines supremos de la función jurisdiccional son: los valores y ser humano.

5.-  El Juez que ve y juzga los casos de violencia familiar trabaja sobre las conductas de los seres humanos y vivencia los valores que a ellas le otorgan un sentido. Un Juez que ignore qué son los valores que el ser humano vivencia durante su temporal existencia así como cuál es su presencia en la vida humana o que desconozca la realidad propia del ser humano carece, de aquellas nociones básicas, previas y necesarias para un debido desempeño de sus potestades y funciones.

 

 

 

 

BIBIOGRAFIA

 

– BEJAR PEREYRA , Oscar. Acceso a la Justicia y Reforma Judicial En América Latina, En :  Iuris Omnes , Revista De La Corte Superior De Justicia De Arequipa , Año 3 Nro 1- Agosto 2000.

– GUZMAN BRITO, Alejandro .La Función Jurisdiccional En Las Concepciones Clásica, Moderna Y Contemporánea.

– LEDESMA, Marianella, Jueces y Reforma judicial. Gaceta Jurídica, Lima, 1999

– MONTEJANO, Bernardino. Filosofía De La Función Judicial

PASARA, Luis. La Profesión Judicial En América Latina En: Derecho Y Sociedad En El Perú.1ra Edición, Lima , Perú Enero, 1988

——————— Perú: Administración de Justicia. En: Consejo Latinoamenricano de Derecho y Desarrollo (1984). La administración de justicia en América Latina. I Conferencia de Derecho y Desarrollo. San José, agosto, 1980.

– TICONA POSTIGO, Víctor. El Valor De La Justicia ; En: Iuris Omnes , Revista De La Corte Superior De Justicia De Arequipa , Año 3 Nro 1- Agosto 2000.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: